Ratón Gaming vs Ratón Tradicional

Diseño:

Una de las diferencias más llamativas es que muchos de los productos orientados al público gaming siguen unos patrones estéticos característicos, y esto también afecta a los ratones. De manera relativamente habitual, los ratones gaming son negros con LEDs y partes de colores vivos y/o fluorescentes, muchas veces como recurso meramente estético.
Esto por supuesto no es algo absoluto, y de hecho vemos que la denominación de gaming al final no es más que una manera de calificar un uso muy intensivo y que los fundamentos del diseño priman ante la estética del producto.
Los ratones gaming cambian mucho su forma con respecto a los tradicionales, sobre todo buscando la comodidad para largas jornadas de uso y que la mano se acomode durante éstas, añadiendo botones y sobre todo variando el factor forma, llegando a ser verticales.

 

Ratones: los puntos clave

Los ratones gaming son estéticamente distintos a uno clásico pero además se caracterizan por algunas funciones y características que los hacen más adecuados para un uso continuo por lo que no sólo los gamers se benefician de ello, si no cualquier persona que pase largo tiempo delante de un ordenador.
A continuación mostramos los rasgos que caracterizan y diferencian un ratón gaming de uno tradicional:
Mayor DPI: las siglas DPI corresponden a puntos por pulgada (Dots Per Inch), con lo cual tenemos una referencia de la sensibilidad del ratón. A mayor dpi, mayor sensibilidad. Un ratón estándar puede estar entre 200 y 1.000, mientras que los gaming llegan a tener 4.000 o incluso 12.000.
Teclas macro: algunos ratones de gaming integran este tipo de teclas, de modo que el usuario puede asociar varias funciones a cada una para los juegos. Esto puede resultar útil por ejemplo en los shooters, ya que en algunos casos podemos asociar que se emulen muchos clics (y así hagamos muchos disparos con una sola pulsación)
Tasa de sondeo: esto sería la "tasa de retraso" del ratón en cuanto al envío de información al ordenador: es la frecuencia con la que el ordenador lee la posición y la velocidad del ratón. Se mide en hercios, de modo que a menor frecuencia más retraso y a mayor frecuencia mejor respuesta.
Angle snapping: es una tecnología que corrige el pulso natural de nuestra mano al predecir que lo que queremos trazar es una línea recta. En este caso es algo que no interesa en los ratones gaming, dado que de ese modo el trazado no es fiel a nuestro movimiento y puede ocasionar problemas en determinadas situaciones de juego.
Ergonomía: normalmente los ratones gaming son más grandes y no tienen la tradicional forma curvada (como de lomo de ratón, vaya), sino que hacen que la mano encaje en su forma y que así pueda ser más cómodo su uso durante horas.
Además, al estar diseñados para usos intensos pueden encajar perfectamente para otros perfiles, como por ejemplo alguien que se dedique a la fotografía y busque una buena opción para editar fotos.

Carrito de compra

×